Una de las principales manifestaciones del déficit de hierro o anemia ferropénica es la sensación de cansancio y agotamiento. Otros síntomas comunes son:

  • Fatiga y agotamiento crónico.
  • Irritabilidad.
  • Dolor de cabeza.
  • Palidez de piel y mucosas.
  • Dificultades para respirar.
  • Pérdida de cabello.
  • Uñas quebradizas.
  • Palpitaciones.
  • Mayor facilidad para contraer infecciones.
  • Mareos.
  • Falta de concentración y pérdida de memoria.
  • Sequedad bucal.
  • Úlceras en la boca y la lengua, y grietas en la comisura de los labios.
  • Intolerancia al frío o tener frecuentemente manos y pies fríos.
  • Síndrome de las piernas inquietas.