¿Cuáles son los principales síntomas?

La hiperpotasemia puede ser difícil de diagnosticar. Puede cursar de forma asintomática o presentarse con síntomas inespecíficos como por ejemplo cansancio o malestar o evidenciarse en forma de alteraciones cardíacas como arritmias*.

A continuación se detallan algunos de los síntomas que pueden aparecer:

  • Debilidad muscular
  • Adormecimiento u hormigueo, usualmente en manos, brazos, piernas o pies
  • Calambres
  • Pulso lento, débil o irregular
  • Náuseas y vómitos
  • Dificultad para respirar

Los síntomas de la hiperpotasemia pueden variar, así que es recomendable que hable con su médico sobre cualquier síntoma que le moleste o le preocupe.

Por lo general, la hiperpotasemia se detecta por primera vez en un análisis de sangre rutinario. También se puede diagnosticar al observarse ciertas alteraciones en un electrocardiograma (ECG).