Las náuseas podríamos definirlas como una desagradable sensación que se manifiesta en la parte posterior de la garganta y que se presenta a intervalos, pudiendo o no desembocar en vómito.

El vómito es la expulsión más o menos violenta del contenido gástrico a través de la boca.

La arcada, que también se conoce como “amago o impulso de vomitar sin lograrlo”, consiste en movimientos espasmódicos del estómago y el esófago sin vomitar.

Las náuseas y los vómitos se acompañan frecuentemente de otros síntomas como palidez y sudoración.