27/03/2018

Vifor Pharma colabora con la SEC y la FEC en un encuentro para mejorar la comunicación entre médicos y pacientes con IC

Fotografía grupo de personas

En el marco del programa Mimocardio, el proyecto Escuela de Paciente Experto está dirigido a mejorar y potenciar la comunicación entre los profesionales médicos y los pacientes, con el objetivo de conseguir que estos conozcan, participen y sean protagonistas en la prevención y seguimiento de su enfermedad

  • De la mano de cerca de una decena de pacientes con insuficiencia cardiaca, los asistentes al acto del pasado viernes 2 de junio a las 10h en la Plaza Mayor de Valladolid, entre los que se encontraba el Alcalde de la localidad, pudieron  conocer en primera persona qué se siente al ser diagnosticado por insuficiencia cardiaca y qué supone convivir con la enfermedad cada día.
  • La insuficiencia cardiaca impide el correcto bombeo del corazón, haciendo que no llegue suficiente riego sanguíneo al organismo y que se acumulen los líquidos que el corazón no bombea adecuadamente. Se trata de una enfermedad ligada al envejecimiento. Se calcula que una de cada cinco personas la sufre a lo largo de su vida.
  • En su primer año de vida, la Escuela de Paciente Experto ya cuenta con 179 pacientes acreditados y con la adhesión de 107 hospitales repartidos por toda la geografía española, entre ellos el Centro de Especialidades Pilarica y Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

 

El déficit de hierro afecta hasta a la mitad de los pacientes con insuficiencia cardiaca en España[1],[2],[3]

− Especialistas nacionales se dan cita en Valladolid, en la Reunión Anual de la Sección de Insuficiencia Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología para tratar, entre otros temas, el abordaje del déficit de hierro en pacientes con insuficiencia cardiaca

− El déficit de hierro es una de las comorbilidades frecuentes en insuficiencia cardiaca, merma la calidad de vida de los pacientes y reduce expectativas de supervivencia

Valladolid, 02 de junio de 2017.- La fatiga, el cansancio y la somnolencia excesiva son algunos de los síntomas más significativos del déficit de hierro, que, en personas con alguna alteración cardiaca, como la insuficiencia cardiaca, se agravan hasta el punto de dificultar tareas cotidianas como vestirse, ir de compras o pasar un rato de ocio con familia o amigos[4].

Del 1 al 3 de junio, Valladolid acoge la Reunión Anual de la Sección de Insuficiencia Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), donde el impacto y la carga el déficit de hierro sobre la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia cardiaca1,[5], así como su abordaje, forman parte de los temas a tratar por los especialistas.

Recientes investigaciones están demostrando el impacto positivo que tiene mantener unos niveles del depósito de hierro en los pacientes con insuficiencia cardiaca, lo que ha provocado que se esté despertando interés en las distintas especialidades implicadas en el abordaje de la insuficiencia cardiaca. El Dr. José Manuel García Pinilla, Coordinador de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, confirma que “en los últimos años se ha demostrado que el déficit de hierro en insuficiencia cardiaca se asocia a un empeoramiento de la calidad de vida y de la capacidad funcional del paciente, una mayor sintomatología, una mayor frecuencia de ingresos hospitalarios e incluso una menor esperanza de vida”.

En España, se estima que más de 1,7 millones de personas mayores de 45 años sufren insuficiencia cardiaca, de las que la mitad padece también déficit de hierro1,2,3,[6].

El Dr. Domingo Marzal, Jefe de la Sección de Cardiología del Complejo Hospitalario de Mérida, hace hincapié en que “dentro de los aspectos a los que hay que prestar especial atención en relación con la insuficiencia cardiaca, están las enfermedades y afecciones intercurrentes”, y entre ellas destaca la ferropenia o déficit de hierro, “dado el papel crucial del hierro en la generación de energía, vital para el correcto funcionamiento de los distintos órganos del cuerpo humano”.

Al respecto, la Dra. Almudena Castro, Jefa de Sección de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital de la Paz, explica que el hierro es esencial para que las células puedan

generar la energía necesaria para el desarrollo de todas las actividades del organismo, fundamentalmente a nivel muscular. Por este motivo, el déficit de hierro se traduce en un peor funcionamiento de los músculos, también del músculo cardiaco, provocando con frecuencia fatiga, cansancio y una disminución de la capacidad física”

En el plano terapéutico, el Dr. Marzal destaca que “actualmente, se ha comprobado que la administración de tratamiento con hierro intravenoso logra corregir los niveles de hierro, mejorar la capacidad de ejercicio y la capacidad funcional, reducir hospitalizaciones y mejorar la situación clínica de los pacientes”, frente a la ferroterapia oral, que por ahora no ha demostrado impacto beneficioso, tampoco perjudicial, sobre los pacientes”. apostilla el Dr. García Pinilla.

“Es importante- concluye el Dr. Marzal- concienciar, por un lado, a los médicos de la importancia de identificar y tratar el déficit de hierro, cuando corresponda, y por otro, a los pacientes para que conozcan las causas, síntomas y, sobre todo, las consecuencias, del déficit de hierro”.

Con el fin de concienciar a la población, en paralelo a la celebración de la reunión de expertos, la Fundación Española del Corazón, FEC, con colaboración de Vifor Pharma, ha querido trasladar también la información y la concienciación a la población general, a través de las jornadas de Pacientes Expertos, que se celebran hoy viernes, 2 de junio, en la Plaza Mayor de Valladolid.

 

Déficit de hierro vs. anemia

El Dr. José Manuel García Pinilla considera necesario advertir de la diferencia entre déficit de hierro o ferropenia y anemia, porque asegura que se siguen asociando ambos conceptos a un mismo significado, cuando son totalmente diferentes.

El Dr. explica que se trata de dos comorbilidades de la insuficiencia cardiaca distintas con dos naturalezas también diferentes, el déficit de hierro marca reservas bajas de concentración de ferritina, mientras que la anemia implica también una disminución de los niveles de hemoglobina. “Obviamente- aclara García Pinilla- la ferropenia mantenida durante mucho tiempo da lugar a anemia, pero hay que tener en cuenta que no todas las anemias son ferropénicas, y el déficit de hierro, generalmente antecede a la anemia”.

El déficit de hierro sin anemia se produce cuando las reservas de hierro en el cuerpo se reducen (en el caso de los pacientes con insuficiencia cardíaca se define como ferritina sérica 12 g/dl). Con el tiempo, el déficit de hierro puede conducir a la anemia, ya que se agotan las reservas de hierro, y los niveles de hemoglobina pueden caer por debajo de los valores normales (Hb 1,[7]

 

Causas del déficit de hierro

El hierro es esencial para la síntesis de hemoglobina, que se encuentra en los glóbulos rojos y transporta el oxígeno a los órganos. En insuficiencia cardiaca crónica, existen varios motivos que pueden provocar déficit de hierro:

− Se produce una menor absorción hierro de los alimentos a través del torrente sanguíneo, debido a una inflamación del intestino.[8]

− Una dieta con un insuficiente contenido en hierro la cantidad de hierro suficiente.8

− Interacciones farmacológicas que pueden reducir la cantidad de hierro que se absorbe.8

− Una posible existencia de hemorragias internas provocadas por otros medicamentos, lo que significa que el paciente está perdiendo más sangre de lo normal.8


[1] Manito N. et al. Documento de consenso de la Sociedad Española de Cardiología y la Sociedad Española de Medicina Interna sobre el diagnóstico y tratamiento del déficit de hierro en la insuficiencia cardíaca. Rev Clin Esp. 2016. doi: 10.1016/j.rce.2016.08.001.

[2] Anguita et al. (2008). Revista Española de Cardiología

[3] Silverberg et at (2000). Journal of the American College of Cardiology

[4] Dittner AJ, Wessely SC, Brown RG. The assessment of fatigue: a practical guide for clinicians and researchers. J Psychosom Res. 2004;56(2):157-70.

[5] Wolfson LJ. Blood loss in trauma. Ann R Coll Surg Engl. 1962;(1951):158-164.

[7] Huch R, Schaefer R. Iron Deficiency and Iron Deficiency Anaemia. Pocket Atl. New York: Thieme Medical Publishers; 2006:1-70.

[8] Mcdonagh T, Macdougall IC. Iron therapy for the treatment of iron deficiency in chronic heart failure: intravenous or oral? Iron deficiency: a common co-morbidity in heart failure. Eur J Heart Fail. 2015.