27/03/2018

Vifor Pharma presente en la Jornada Avanzando de “No hacer”

Fotografía del ponente

Se celebra la jornada “Avanzando en las recomendaciones de ‘no hacer’ en el Servicio Extremeño de Salud”, inauguradas por el gerente del SES y el director general de Planificación, Formación y Calidad Sanitaria y Sociosanitaria

 

Todos los días se llevan a cabo actividades asistenciales innecesarias en temas de salud. Tal es así que cada vez cobran más fuerza en todo el mundo las iniciativas que apuestan y potencian el ‘no hacer’ o, en positivo, el ‘right care’ para promover la práctica de la actividad sanitaria adecuada. Este ha sido uno de los aspectos clave que se ha tratado en la jornada Avanzando en las recomendaciones de ‘no hacer’ en el Servicio Extremeño de Salud, que se han celebrado en la Escuela de Administración Pública de Extremadura, en Mérida.

 

En la inauguración de las jornadas, Ceciliano Franco Rubio, gerente del Servicio Extremeño de Salud, ha recordado que los servicios de salud han crecido por el número de intervenciones, que tienen que llevar aparejadas la gestión de calidad y seguridad del paciente. En este contexto, se ha referido a la sobreutilización de recursos, aspecto que hay que mejorar y controlar, no solo por lo que implica para la sostenibilidad del sistema sanitario, sino también en términos de seguridad de los pacientes y de los ciudadanos.

En esta línea, Luis Tobajas Belvís, director general de Planificación, Formación y Calidad Sanitaria y Sociosanitaria, ha insistido en la importancia de evitar el sobrediagnóstico y sobretratamiento.  Tal y como señalaba en declaraciones a EL MEDICO INTERACTIVO, al hablar de sobretratamiento se piensa en falsos positivos y “el sobrediagnóstico es diagnosticar una enfermedad que no da síntomas ni le va a causar la muerte a un paciente. Diagnosticando esa enfermedad, lo único que se consigue es que la persona tenga problemas de salud relativos al estrés y a la ansiedad y  que, en cambio, el tratamiento y el seguimiento para tratar esta enfermedad ocasionaran daños y costes, sin aportar ningún beneficio. El sobrediagnóstico y el sobretratamiento tienen graves implicaciones éticas: producen daños por etiquetado innecesarios, se despilfarran recursos que podrían ser mejor gastado en tratamientos necesarios para los pacientes más gravemente afectados y esta inflación de costes socava los sistemas de salud basados en la solidaridad, la equidad y la justicia social”.

En una situación similar se encuentra el sobretratamiento, por lo que los expertos abogan por estudiar los casos de forma concreta y no seguir tan “al pie de la letra” los protocolos de actuación y las guías de práctica clínica.  Porque, en opinión de Jordi Varela, consultor especializado en “right care”, los médicos tienen que reflexionar en tres aspectos: el valor que aporta a su práctica clínica a la comunidad; el modelo organizativo deseable para los pacientes en lugar de para los médicos, y en la medición de resultados clínicos ajustados por riesgo y coste.

Cambio en el modelo de atención

En este contexto, el Dr. Varela ha comentado que hay que cambiar el modelo de atención. “Estamos haciendo Medicina del siglo XX y estamos en el siglo XXI”, ha precisado a EL MEDICO INTERACTIVO.  Por eso, la atención tiene que estar centrada en el paciente. “Mucha gente va a consulta no porque esté enferma sino porque tiene miedo de estarlo. Aquí surge el problema de la ansiedad de estar enfermo”.  Así, el médico no debe aplicar formularios y tiene que dejar la Medicina de manual para escuchar, comprender y compartir más que solo informar, formar y educar.

Por su parte, Albert García Casanovas, director de Acceso de Vifor Pharma, empresa colaboradora de las jornadas, ha destacado la importancia de impulsar el uso de las fuentes de información ‘right care’ como palancas de mejora de la actividad asistencial y de los resultados, “favoreciendo la incorporación de prácticas clínicas de valor y reduciendo las intervenciones innecesarias o inseguras. Además, hay que asumir el reto de facilitar su implantación efectiva fijando objetivos y midiendo resultados”.

Para lograr estos objetivos, Francesc Moreu, consultor especializado en Gestión Sanitaria, ha recordado que la gestión del cambio de cultura “pasa por una lluvia fina y constante de comunicación e información a los profesionales y pacientes hasta que estas prácticas de valor se convierten en algo normalizado”.